jueves, 2 de julio de 2015

Girasoles

¡Hola!

En primer lugar, me gustaría disculparme por desaparecer sin previo aviso. Se me juntó de repente todo: un montón de trabajos que había que entregar, un montón de partos de ovejas y, por supuesto, los exámenes. Pero una vez solventados todos esos problemas, ya puedo volver a dedicarle tiempo a mi rinconcito :3

Espero que disculpéis que los primeros relatos que vaya subiendo a partir de ahora estén algo peor. Tengo que volver a cogerle el tranquillo a esto, porque hace casi un mes que no escribo nada (al menos, nada en prosa) y eso se nota.

Por el momento, os dejo con un mini relato que he escrito hoy.

¡Un beso! :D

LOS GIRASOLES


Nunca había visto girasoles felices. Cuando iba en el coche, pasando los amplios campos de Castilla, bellos y poéticos a su manera, aparecían marchitos, como cansados. Sus grandes cabezas miraban al suelo, taciturnas. Sus pétalos amarillos poblaban el suelo, como lágrimas de flores. Sí, había visto girasoles llorosos, que lamentaban el fin del verano.

Sin embargo, a pesar de la estampa pardusca, de las flores reflexivas, para ella había aún belleza. Los girasoles le recordaban al Ícaro de la mitología: anhelaban tanto acercarse al sol que acababan consumidas en su fuego. Había poesía en esa idea.

Sobre todo, porque ese mismo sol se encargaría de hacerlas sonreír de nuevo con la siguiente primavera. 

3 comentarios:

  1. Hola!

    Te he nominado al Premio Liebster Award!

    http://beyondliteraturee.blogspot.com.co/2015/10/liebster-award-de-nuevo.html

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  2. Holii !!
    Ohh me encanto el mini relato, todos esperamos la gran primavera :D :D

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! me encanto el mini relato y me encanto tu blog. Me quedo ya por aquí :)
    ¡Un abrazo! desde: http://theperksofbeingmorethanareader.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar