martes, 11 de noviembre de 2014

Guitar's Soul

¡Hola!

Como hoy me temo que mi cabeza no está para pensar demasiado, he decidido estrenar una nueva sección del blog: Con trocitos. Sin embargo, en lugar de simplemente poner citas (ya veré si abro un espacio para ello o utilizo esta misma etiqueta), voy a colgar fragmentos de las novelas que he escrito. Quizá los trocitos que más ha gustado a alguien que lo ha leído, o los que más me emocionan o, simplemente, lo que pille.

En esta ocasión os quiero presentar al fragmento más especial de mi novela más especial: Guitar's Soul. Bueno, en realidad son varias novelas, ya que la historia ha sufrido varios cambios en las distintas versiones que he hecho a lo largo de los años. Pero estoy muy orgullosa de ella y, especialmente, de sus personajes.

Este trocito es muy especial, no solo por su importancia en la novela sino por él mismo.

Espero que también os guste a vosotros.



Allí está ella, sentada en un banco caído.
Nuestras miradas se cruzan un fugaz instante. Después, la chica cierra los ojos.
Pero yo no soy capaz de apartar la vista de ella mientras toca los últimos acordes, los que ella me enseñó en lo que ahora se me antoja más un sueño que una realidad.
Cuando acaba, sus dedos siguen bailando con las cuerdas. Toca pequeños fragmentos que conozco muy bien, no solo de melodías pegadizas y acordes de acompañamiento de canciones actuales, sino también piezas de guitarra clásica. Incluso vislumbro trocitos de aquellas canciones que, aunque ahora me parecen tan fáciles, tanto me costaron aprender en su momento. Miles de recuerdos se arremolinan en mi mente, y con más fuerza que ninguno la ilusión que ponía cada vez que tocaba la guitarra, creyéndome más cerca de los escenarios.
Y siento nostalgia por aquellos tiempos.
Finalmente,  las notas se dispersan con el viento.
Abre los ojos, esos ojos negros, oscuros como una noche sin luna, pero que brillan de una forma única, como si escondieran mil estrellas en su interior. El aire acaricia sus cabellos lisos, del color de azabache, que caen por sus hombros como si fueran una cascada. Sus labios, finos, están curvados en una sonrisa, que parece estar dirigida a mí.
Es curioso. Es la primera vez que la veo, pero no puedo dejar de tener la sensación de que la conozco de algo.
—Ho…hola—logro decir finalmente, notando como el rubor me va cubriendo el rostro.
—Hola—responde ella. Su voz tiene un sonido dulce, que en cierto modo me recuerda al de su instrumento.
—¿Quién…? ¿Quién eres?
No me responde. Tan solo me observa, mientras vuelve a tocar. Baja la mirada, y la dirige a su mano izquierda, que navega por el mástil con la seguridad de quien lo ha hecho muchas veces.
Me siento idiota. Está claro que me considera un tontaina, ahí, parado, tartamudeando y totalmente colorado. Seguro que todo esto no ha sido más que una broma pesada y que yo ya he dejado de resultar un juego para ella.
Sacudo la cabeza, tratando con todas mis fuerzas de ocultar mi profunda decepción.
Apenas doy un par de pasos antes de percatarme de darme cuenta de un detalle.
Me vuelvo. Su mano se mueve por los trastes con elegancia, la derecha no deja de pellizcar con suavidad las cuerdas. Cambian con agilidad de posición, cambian el tono de las notas.
Las dos únicas notas que conforman aquella melodía improvisada.
Son solo dos sonidos vestidos de distintas formas.
Mi, la, mi, la…
—¿Mila? ¿Te llamas Mila?
Ella asiente en silencio.
Acto seguido, hace enmudecer al instrumento. Con mucho cuidado, lo deja en la hierba y se levanta.
Sus pies apenas parecen tocar en suelo mientras se acerca a mí. Yo lo único que soy capaz de hacer en esos momentos es sentirme bastante imbécil. No sé si debo quedarme donde estoy, acercarme a ella o huir de esta locura. Lo único que parece reaccionar de todo mi cuerpo es mi corazón, que late tan fuerte que creo que incluso Mila puede escucharlo.
—Eric, yo siempre he estado ahí, apoyándote en tu sueño… ¿no lo recuerdas?
Su voz, dulce, no deja de recordarme al sonido de su instrumento. Pero no es eso lo que más ha captado mi atención.

Lo importante ahora mismo son sus palabras.

6 comentarios:

  1. Ohhh!!!! ¿y tienes toda la historia escrita? Podrías publicarla, así como sugerencia, para leerla, si quieres jajajaja Es que me ha entrado mucha curiosidad. Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tengo dos versiones: la que mandé al Jordi Sierra i Fabra y otra que escribí posteriormente. Sin embargo, prefiero no subirlas: este blog está dedicado a cositas pequeñas, y prefiero que siga siendo así. Si en algún momento la subo en algún sitio te avisaré ^^

      Eliminar
  2. ¡Hola! Te he nominado a un juego, pásate cuando puedas por mi blog, y entérate de que se trata. http://beyondliteraturee.blogspot.com/2014/11/iniciativa-quien-es-quien.html

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo, ¡muchas gracias! Voy a cotillear un poco, porque no tengo ni idea de qué va ^^"

    ResponderEliminar
  4. Pásate por mi blog también, que yo te nombré en las preguntas. ¿No tienes curiosidad por saber en cual? Un beso!!

    ResponderEliminar
  5. Uy, es que no tenía ni idea XDDD Pues ya me pica la curiosidad ^^

    ResponderEliminar