domingo, 30 de noviembre de 2014

All you need is love!



¡Hola!

En fin, esta no es la entrada que esperaba poner hoy, pero al final el finde ha sido un no parar. Lo cual ha estado bien, la verdad ^^

Pero no por ello quería dejar de subir algo, que ya os dejado bastante abandonados estos días. Ni tampoco quería recurrir a algo escrito hace mil años. Por eso, me he decantado por un trocito de la última novela que he escrito, All you need is love! La escribí para un concurso del foro de Laura Gallego (al que dedicaré una entrada en breves), y el condicionante era usar un personaje secundario de una película a elegir entre unas cuantas. Yo me decanté por Love Actually, y escribí sobre Rufus, es decir, el vendedor de joyas (Mr. Bean, vaya XDDD).


Este es Rufus :3

Elegí un estilo que jamás había utilizado y, aunque quedé tercera ( de 3 XDDDDD) me siento muy orgullosa, porque logré emocionar muchísimo a una chica. Y creo que esa la función primordial de cualquier escritor, por encima de las ventas o la fama. Estamos aquí para ilusionar y emocionar. Para eso se crearon las palabras.

En fin, no me entretengo más. Espero que os guste el principio de la novela. Es probable que tenga bastantes fallos porque todavía no está corregida, pero bueno, espero que me los perdonéis ^^"
Imagen


I

Londres. La gran urbe aparece mientras nos acercamos con cautela. Un maremágnum de personas aparecen en escena. Se mezclan las culturas, las razas y los acentos de una forma rara pero  hermosa. Los coches envían sus humos al cielo nublado, que amenaza una lluvia inminente. La temperatura es baja, a lo que no ayuda el viento gélido y húmedo que impregna las esquinas.
El invierno se deja notar en la ciudad.
Pero demos unos pasos más. Vayamos al centro. Dejemos que el Big Ben nos salude dando las horas. Parece cansado de cumplir con su misión. Quizá por eso aparece algo tumbado, como si quisiera verse en las aguas del Támesis. O tal vez quiere observar a través del Ojo de Londres. O se ha cansado de su posición y quiere alejarse del resto del Parlamento. Quién sabe.
De todas formas, ahora no nos interesa su historia. Debemos coger un autobús. Ese que viene, en efecto.  Pueden tomar el asiento que quieran. ¿Subimos al piso de arriba? Una señora mayor nos mira. No puede evitar reírse al ver que casi tropezamos cuando el autobús para bruscamente. Pero mantengamos la dignidad y sentémonos, antes de que alguien acabe de verdad en el suelo.
Empieza a llover, y eso nos empaña la visión de la ciudad. De todas formas, no hemos venido a hacer turismo. No pongan esas caras, porque, en cierto modo, también les voy a enseñar Londres.  Simplemente es que no vamos a ser turistas normales.
Bajémonos. Sí, el trayecto se ha hecho corto. Sí, sé que en el autobús se está muy calentito y seco, pero creánme, merecerá la pena. Además, no vamos a caminar mucho por la calle. De hecho, nos dirigimos a un centro comercial.
¡Fíjense! Quedan dos semanas, pero ya está todo preparado para San Valentín. Cada uno de los escaparates se ha vestido para la ocasión, mostrando como los distintos departamentos están listos para la festividad del amor. Los corazoncitos aparecen hasta en los objetos más insospechados. Lencería roja, bombones por doquier e incluso ositos que te dicen “te quiero” con una voz que pone los pelos de punta. Qué romántico, ¿verdad?

Venga, venga. Ya sé que todo es precioso, pero tengo algo importante que enseñarles.
¡Caramba! No esperaba tanta gente. O, bueno, quizá sí. Por aquí, por favor, no se pierdan. Nos dirigimos a la sección de  joyería.  ¿Ven a aquel hombre? ¿El dependiente? No, el armario empotrado de ojos azules no, el otro. El bajito con orejas de soplillo. El canoso con ese brillo travieso en los ojos y la sonrisilla pícara. Ese.
No se dejen engañar por las apariencias.
Ese hombre es alguien especial.




3 comentarios:

  1. ¡Hola Anita! Me ha encantado, sencillamente genial la manera en que me has conducido hasta esa tienda. Me he quedado sin palabras ^^. Ahora me han entrado ganas de conocer a ese hombre tan especial :3

    ResponderEliminar
  2. Oh, me gusta mucho como empiezas a contar la historia. Y me ha hecho mucha gracia cómo describes en el último párrafo a los dos dependientes. Sin duda, los personajes que no son lo que parecen son mis favoritos, así que por favor, ¡danos la oportunidad de conocerlo!
    Un besoo

    PD: Tengo algo muy importante que decirte, pero no quiero que sea por comentario, así que te dejo aquí mi dirección de correo (la del blog) y, si quieres, puedes mandarme un correo diciéndome que eres tú. elblogdelcuentista@hotmail.com

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Me alegro de que os haya gustado ^^ Fue un experimento que hice para un concursillo de una amiga, y me gusta ver que saliera bien XDD

    ResponderEliminar