jueves, 30 de octubre de 2014

Cambio y crecimiento

¡Hola!

Hoy me gustaría estrenar una sección que nunca antes ha existido en ninguno de mis blog: CHORRADAS. ¿De qué va? Pues, básicamente, todo aquello que no sepa dónde poner:reflexiones, chistes... lo que se me ocurra, vaya.

En este caso, hoy tengo día filosófico, así que toca reflexión sobre una cosa que me ha pasado hoy. Espero que os guste y que os haga pensar ^^

CAMBIO Y CRECIMIENTO

Hoy una chica me ha dicho que ya no parecía la misma. Que ya no era igual que aquella niña que había abandonado el colegio, esa que se escondía entre las sombras y lograba fundirse con las paredes hasta desaparecer.
-He cambiado-repuse yo-. He crecido-añadí con seguridad.
A todo esto, yo llevaba puesta esa sonrisa infantil que tanto me cuesta quitarme en los momentos de felicidad. Mis ojos brillaban con la ilusión que solo parecen capaces de mostrar los niños pequeños.
Y vestía un disfraz de pollo.
Pero, aun sentí lo que dije.
Puede que en aquel instante no le concediera importancia. De hecho, ni tan siquiera pensé en ello. Había mil cosas que hacer antes de pararse ante una minucia como dos frases dichas en un momento dado.
Pero ahora que lo pienso, tal vez fueran relevantes. Quizá hayan sido las dos frases más importantes que he dicho hoy, tal vez en toda la semana.
Cambio. Es cierto. Algo ha cambiado en mí, por muchos en que todos se empeñen en decir que sigo igual que siempre. Soy igual, pero no soy la misma. He madurado, he aprendido y he comprendido cosas que antes no sabía ni entendía. No busco la aprobación de los demás, sino mirarme a un espejo y poder volver a poner esa sonrisa, sí, la infantil llena de ilusión y alegría de la que os hablaba antes.
Crecimiento. También he crecido. Puede que siga siendo tan bajita como siempre, que mi rostro sea aniñado, pero no mi alma. Al menos, no tanto. Sí, soy infantil… según el resto. ¿Por qué la gente se empeña en calificar de forma despectiva a aquellos que saben ver la belleza de las cosas simples, aquellos que saben ver el mundo con los ojos de un niño? ¿Acaso es malo? Sinceramente, que me consideren infantil es casi un halago. Soy niña y adulta a un tiempo. ¿Puede haber algo más bonito que eso?
Cuatro palabras. Apenas son cuatro palabras, pero dan mucho que pensar.
Cambio y crecimiento…
La vida, nada más.

2 comentarios:

  1. Hola!! Me ha gustado mucho este texto, opino igual que tú sobre este tema. ¿Por qué la gente ve necesario abandonar nuestro lado infantil para seguir adelante?
    No es por hacer publicidad, de verdad que no, pero tengo un relato corto en mi blog en el que hablo de esto. Me gustaría que lo vises, tú que me entiendes ^.^ Se llama "A veces me pregunto por qué escribo fantasía"
    Una vez más, no es para hacer publicidad, lo siento si te molesta. Puedes eliminar el comentario si quieres, no me importará, tranquila.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. ¡Tranquila! Suelo ser bastante permisiva, y a no ser que me empieces a llenar el blog de spam a lo bruto, no me importa. Además, que me lo dices porque está ligado con lo escrito, y me parece muy interesante conocer tu opinión y cómo la has expresado ^^
    Muchas gracias por pasarte y leerme :3

    ResponderEliminar